To read in English click here

Karen Cruz-Ruiz creció rodeada de personas de color en la escuela.  Su sistema escolar era de minorías y nunca había conocido nada diferente. Así fue -- hasta que vino a Elon. 

Asistir  a una institución predominantemente blanca como Elon fue una transición difícil para Cruz-Ruiz.  Pero algo que ayudó a hacer el reto un poco más fácil, fue el sentido de comunidad que ella sintió del programa Odyssey y a través de su mentora de S.M.A.R.T., Joyce Llopis-Martell.

“Ella me hizo sentir en casa, me hizo sentir que yo sí pertenecía aquí,” dijo Cruz-Ruiz.  “Como que yo podía e iba a tener éxito, aunque  no veía personas que se veían como yo.”

El programa de Estudiantes Mentores Aconsejando a Nuevos Talentos (S.M.A.R.T. en inglés) fue establecido en 1994, como parte del Center for Race, Ethnicity & Diversity Education.  Con el objetivo de facilitar la transición de los estudiantes de color de Elon, el programa apoya las necesidades específicas de estudiantes que se identifican con la comunidad ALANAM -- la cual incluye a estudiantes afro-americanos, negros, latinos/hispanos, asiáticos, nativos americanos, indígenas americanos, nativos de Alaska y multirraciales. 

Al emparejar estudiantes de primer año y estudiantes transferidos con estudiantes de último año, el programa de mentores S.M.A.R.T. también espera ayudar a los estudiantes en su participación académica y social durante su tiempo en Elon.

La familia S.M.A.R.T.

John Robinson-Miller, director asistente del CREDE, dijo que cuando él piensa en el programa de mentores S.M.A.R.T., él piensa en familia.

“Realmente está destinado a ser una oportunidad para los estudiantes de primer año de obtener una relación muy profunda con las personas que han pasado por eso", dijo Robinson-Miller.

Robinson-Miller dijo que la experiencia de caa estudiante de color en un campus predominantemente blanco es diferente, y el programa S.M.A.R.T. toma eso en cuenta.

“Creo que todo el mundo está en un lugar diferente sobre cómo entienden su identidad racial y étnica, realmente toda su identidad, incluso antes ... de que venir a Elon", dijo Robinson-Miller. “Me he dado cuenta que hay muchos estudiantes que, incluso si entiendes que eres parte del grupo racialmente minorizado o de la mayoría global, llegas a un lugar como Elon, principalmente blanco, y piensas, ' Oh, esto es lo que esto significa.”

El programa en sí utiliza un "modelo de casa" para explicar los roles y responsabilidades de los miembros de la facultad, mentores y aprendices. El mentor es el techo de la casa, y se centra en el desarrollo personal y profesional, así como en la participación en la comunidad. El aprendiz es el cuerpo de la casa, y se centra en el desarrollo profesional, la participación comunitaria, el bienestar social y la identidad académica.

El programa también se enfoca en conectar a los estudiantes con otros recursos en el campus, desde la Unión Hispana Latinx y Emperatriz hasta la Unión de Estudiantes Negros y el Centro de Género y LGBTQIA +. 

“Todo lo que hacemos en S.M.A.R.T.  trata de prepararlos para el futuro”, dijo Robinson-Miller. “Aprenden a ocupar espacio, porque todo en este mundo les dice que deben encogerse.. Aprenden a conectarse con la comunidad porque una vez que dejen Elon, van a tener que aprender a conectarse con las comunidades.”

La comunidad en el programa S.M.A.R.T. enfatiza la competencia intercultural. Tanto Cruz-Ruiz como Robinson-Miller dijeron que la intencionalidad en ayudar a los estudiantes a comprender sus identidades interseccionales y cómo encontrar una comunidad en el campus es crucial.

"Como individuos hispanos, individuos de color, estamos muy acostumbrados a que nuestras comunidades sean muy unidas," dijo Cruz-Ruiz. "Poder entonces traducir eso a esta comunidad, y poder sentir que tenemos una comunidad unida, nos ayuda a sentirnos mucho más cómodos con quienes somos."

Mirando hacia el futuro

Este año, el programa de S.M.A.R.T. se asoció con la Oficina de Residencia de la universidad Elon para hacer programación en el barrio Histórico. Hay mentores localizados dentro del barrio histórico específicamente para ayudar a los estudiantes de color de primer año a hacer la transición a los espacios residenciales, así como a  ajustarse académicamente y socialmente.

Para Robinson-Miller, el año académico de 2021-22 es solo su primer año en el programa, y está especialmente emocionado por ver como el programa se verá en un entorno más presencial.

​​"Estoy emocionado de poder realmente continuarlo y transformarlo de una manera que se conecte con el estudiante de hoy, pero sin olvidar que  todavía está sobre los hombros de la gente que vino antes", dijo Robinson-Miller.

Cruz-Ruiz, quien ahora sirve como mentora en el programa S.M.A.R.T., espera con ansias más eventos en persona este año, y compartir la comunidad dentro del programa con su pupila.

"Es sólo el sentido de conexión, el sentido de poder sentir que estamos destinados a estar aquí", dijo Cruz-Ruiz. "Porque en verdad lo estamos."