To read in English click here

Hace más de 100 años, el español apareció en el catálogo académico de la Universidad de Elon como una opción de lengua extranjera, junto con opciones más antiguas como el alemán y el latín. Se ofrecieron varios niveles del lenguaje, pero todos fueron enseñados por un hombre llamado "Sr. Rivera." Oriundo de Ponce, Puerto Rico, Rivera fue uno de un largo grupo de estudiantes extranjeros que recorrieron el campus de Elon como parte del trabajo misionero de la escuela.

Según la edición de 1923 de Phi Psi Cli, el anuario de Elon, Rivera participó en una serie de clubes y actividades, incluyendo la Asociación Ministerial, el Club de Estudiantes Voluntarios y la Banda Universitaria. Un pasaje sobre Rivera en el anuario lo describió teniendo "una sonrisa brillante y feliz, una mente alerta, un objetivo definido y una determinación para alcanzar ese objetivo", y dijo que la clase de 1923 "habría estado incompleta" sin su profesor de español.

Rivera enseñó español como uno de sus muchos trabajos en el campus para compensar los gastos durante su tiempo en Elon, según una edición de 1921 del Maroon y Gold, que era entonces el periódico estudiantil de Elon.

Durante la historia de Elon, una fuerte concentración de estudiantes de intercambio han venido de países de habla hispana. Entre 1905 y 1974, cuando los registros fueron listados en el Catálogo Académico, el 73% de los estudiantes extranjeros eran de países de habla hispana, con la mayor concentración de Cuba en la primera mitad del siglo.

En los últimos años, la comunidad hispana y latina de Elon ha seguido creciendo. La directora de El Centro Sylvia Muñoz dijo que aprecia la diversidad dentro de esta comunidad en el campus.

"A pesar de que venimos de diferentes orígenes y de diferentes lugares del mundo, o de aquí en los Estados Unidos, y que hemos tenido diferentes maneras en que hemos crecidos", dijo Muñoz, "Creo que ese sentido de comunidad y ese orgullo de ser latina o latino o latinx, sigue ahí."

Muñoz dijo que aunque aprecia la celebración del Mes de la Herencia Hispana en el campus, desea que la comunidad hispana y latina sea reconocida más a menudo.

"Creo que es importante que la comunidad reconozca que somos parte de la comunidad, que no debemos ser celebrados un mes al año,” dijo Muñoz. "La riqueza de la comunidad [de los estudiantes hispanos y latinos] y la diversidad debe ser celebrada, y debe ser aprendida y debe ser apreciada y debe ser incluida todo el año."

Junto con la comunidad hispana y latina de Elon, la población hispana del condado de Alamance está creciendo. Entre el censo de 2010 y 2020, hubo un 48,5% de cambio en el porcentaje de personas que se identificaron como hispanas, según datos de la Oficina del Censo de los Estados Unidos. 

Lucy Rubiano, especialista en Apoyo a la Familia del Centro La Comunidad de Burlington, dijo: En los 10 años desde que se mudó a Carolina del Norte desde Massachusetts, las comunidades hispanas y latinas han crecido y ha visto a más y más familias pasar por El Centro..

El Centro La Comunidad -parte de las Caridades Católicas de la Diócesis de Raleigh- es lo que Rubiano llama una "agencia de referencia", en la que ella misma y su nuevo Trabajador de Apoyo a la Familia Jonathan Moralez ayudan a las familias locales a solicitar fondos o a ver otras agencias especializadas.

Moralez se unió recientemente a Rubiano en el  Centro, y dijo que quería devolver a la organización que ayudó a su propia familia hace años.

"Ayudaron a mi mamá con muchas cosas, y quiero hacer lo mismo por la comunidad para cualquier otra familia que necesite ayuda", dijo Moralez.

El futuro de las familias hispanas y latinas del condado de Alamance también es importante para Rubiano, quien dijo que quiere ver a los niños forjando nuevas historias.

"No me gusta escuchar que cada persona latina que acaba de graduarse es una historia de éxito", dijo Rubiano. "No se supone ser un éxito, se supone ser un tema común que te gradúes de la universidad, que vayas a escuelas postsecundarias."

Rubiano agregó que el crecimiento en la comunidad hispana y latina del condado de Alamance no se está desacelerando en el corto plazo, y espera ver la unidad en todos los ámbitos a medida que estas dinámicas demográficas sigan cambiando.

"Estamos aquí para quedarnos, y estamos aquí para crecer", dijo Rubiano. "Así que tenemos que enfrentar eso como una realidad y hacer lo mejor que podamos como miembros de la comunidad para mejorar la calidad de vida de nuestra comunidad."